EL MAR Y SUS REFLEJOS

EL MAR Y SUS REFLEJOS
EL MAR Y SUS REFLEJOS

jueves, 21 de mayo de 2015

LA VOZ DE UNA QUEJA



LA VOZ DE UNA QUEJA


La madrugada interrumpió su arrullo

como una cita apremiante,

presurosa, desordenada, y aún así

adormecida en silencio.



Una expresión diferente

entre gruñidos o quejas amorosas,

aguas bravas, todo lo rodean

y sumergen en un pasado ido.



Un navío rescatando la osadía,

sin respuesta en el sueño, vuelve...

las imágenes son maravillosas,

retienen las flores y los pájaros.



“No te rindas, esa ductilidad no es tuya”.

Baila un ritmo inaudito o grita indignada.

Sacude tus cabellos en indómito acto

sin límites formales, ni prudencia.



Se siente tan real, que no existe.

El silencio después borra el alma,

y sigue dormida quitando las esquirlas

de la última contienda con la vida.



No hay nada, ni sones, ni colores de allá

donde creyó escuchar las expresiones.

Dominios de color, ámbito de sueños,

todos los tonos

y el blanco luz —sonido y palabras—.



Una sonrisa nace entre los verdes jardines,

el ritmo, la música, atrapan.

También atrapa el blanco brillo de la luz

y la fragancia de una rosa en su mano.






Beatriz Graciela Moyano

Mayo 2015

Rosario-Santa Fe

2 comentarios:

  1. Me resulta bien logrado el poema, amiga. De buen gusto en su decir.

    Beso

    ResponderEliminar